sábado, 7 de febrero de 2009

Sé tú mismo... siempre



Cuando se intenta suplantar a otro, suceden estas cosas. Muchas veces intentamos ser quienes no somos o aparentar algo que no somos, copiando modelos de otros o hablando por boca de otros y diciendo cosas en las que no creemos. Ahí, siempre se fracasa a largo plazo, y los pequeños éxitos inmediatos desaparecen tan rápido como llegaron.


Escena de "La mala educación" (2004) de Pedro Almodóvar. La canción que suena de fondo es "Cuore matto" (1967) de Little Tony.

2 comentarios:

Reina dijo...

Me ha gustado el título; cuando dejas de ser tu mismo, acabas insatisfecho; es mejor ir contra corriente que dejar de ser uno mismo. Aunque tampoco creas que sirve de mucho.

Besos

Max Estrella dijo...

Reina, gracias por tu comentario. Sigo tu blog con auténtico deleite. Y sí, se representó Luces de Bohemia en el Bellas Artes hasta final de enero, aunque no te lo creíste:)
Ser uno mismo siempre sirve, pero es tan difícil no caer en la tentación de seguir la corriente...